‘Sorbete no gracias’ es más que una campaña de medio ambiente

Post by Arturo Varas
hace 5 meses

Daniela Casale, una de las integrantes de la campaña ‘Sorbete no gracias’ habló recientemente con Café Viral para exponer el éxito de la campaña por el medio ambiente. La campaña empezó en septiembre de 2016 y terminó en enero de 2017, aunque el punto de partida siempre fue el cuidado ambiental, el video viral de la tortuga con el sorbete incrustado en sus fosas nasales dio mayor apertura.

Aunque la campaña sigue activa por medio de mensajes en redes sociales de Sorbete no gracias, sus integrantes siguen atentos pese a que tienen otras obligaciones. Sin embargo, hay que reconocer que ellos fueron uno de los primeros grupos en Quito que realizaron dicha actividad sin fines de lucro y con el único propósito de crear una consciencia para cuidar el medio ambiente.

Sobre la acogida, Daniela recalcó que en un principio se evidenció con los amigos de los integrantes, pues ellos vieron su iniciativa y pronto la adoptaron. Posteriormente también llamó la atención de algunos restaurantes de la capital que empezaron a preguntar a sus clientes si querían sorbete o no. La integrante de la campaña recalcó que el primer restaurante en tener una iniciativa propia aparte de ellos fue Crepes & Waffles, quien no entregaba sorbetes a sus clientes.

Tras el lanzamiento de la campaña, esta tuvo bastante fuerza mediática, esparciéndose en algunos restaurantes de la capital y con activaciones de BTL, principalmente con una actividad en el parque de Cumbaya. La activación incluyó actividades como recoger sorbetes de restaurantes, indicándoles que estos terminan en el mar, posteriormente los reciclaban. También hicieron un evento que incluía que las personas que participaban debían firmar una promesa que en cualquier situación futura recuerden justamente decir ‘sorbete, yo no gracias’.

Daniela nos recuerda que los sorbetes surgieron en primera instancia para los enfermos de hospitales que no podían levantarse para tomar o comer. Posteriormente dicho utensilio se incorporó en el día a día de las personas, aun cuando no es un producto necesario para vivir.

Con todo este antecedente detrás del invento de plástico, hay que destacar que ahora se ha convertido en arma contra el medio ambiente por el tiempo que demora en descomponerse.

Ahora la contaminación marina, en las playas y océanos está diezmando nuestras especies marinas y por ende lastimando nuestro medio ambiente. Recordemos que el sorbete no es un producto que necesitamos para vivir en el día a día.

¿Sorbete? No, gracias

Posted by ¿Sorbete? No, gracias on Wednesday, November 2, 2016

Send this to a friend