La revolución anarquista detrás del Día del Trabajo

Post by Arturo Varas
hace 2 meses

Durante el siglo XIX, en Estados Unidos, durante la revolución industrial, los trabajadores norteamericanos, en su gran mayoría inmigrantes mal pagados trabajaban jornadas de 12, 14 y hasta 16 horas por un salario paupérrimo. Esto en cambio, permitió a los dueños de las factorías amasar grandes capitales pues pagaban una mano de obra barata.

Los migrantes, las madres y los niños que trabajaban en estas fábricas no conocían lo que era un día de descanso, mucho menos un feriado en su honor. Pero todo tiene un límite y es así que estos trabajadores mal pagados se pusieron de acuerdo para revelarse el 01 de mayo de 1886. Es así como con una ola de huelgas sacudieron las bases de Estados Unidos, paralizando cinco mil empresas. Los ricos dueños de las factorías se enfrentaban a perderlo todo o aceptar la demanda de los trabajadores, una jornada laboral de 8 horas. El pedido era realizado enérgicamente por August Spies, un periodista alemán; Albert Parsons, un obrero norteamericano; y demás líderes anarquistas, quienes posteriormente serían conocidos como los Mártires de Chicago.

En Chicago, Estados Unidos, más de 80 mil trabajadores hicieron huelga y hubo enfrentamientos con la policía que dejaron seis trabajadores muertos y decenas de heridos. Estas acciones llevaron a una segunda huelga el 4 de mayo, pero nuevamente se suscitaron ataques, cuando una bomba fue lanzada hacia un grupo de policías armados, tras la explosión los policías restantes dispararon a la multitud. El incidente dejó un saldo de 38 muertos y cientos de heridos. Tras estas acciones Chicago fue declarado en emergencia. Un año después, los aparentes responsables fueron ejecutados.

En 1893, el nuevo gobernador de Illinois permitió revisar el caso de los ataques en Chicago y por el cual murieron sus aparentes orquestadores. Sin embargo, se descubrió de inmediato que los testigos del juicio que los condenó habían sido comprados, el procurador había escogido el jurado a su gusto, y la bomba había sido lanzada por órdenes del mismo capitán de policía.

Tras este descubrimiento, la Segunda Internacional Socialista realizada en París, Francia en 1889 aprobó el 01 de mayo como Día de los Trabajadores para honrar la memoria de los Mártires de Chicago.

Send this to a friend