Kevin Fernández nos cuenta su origen como comediante de stand up en Guayaquil

Post by Arturo Varas
hace 2 meses

La comedia de stand up es una forma de entretenimiento que ha cautivado a un grupo determinado de personas que gustan de lo cómico y lo jocoso. Kevin Fernández es uno de los nombres asociados con el stand up en Guayaquil, pero al principio no fue fácil, pues para él antes no había tanta apertura como ahora.

Fue hace 11 años que Kevin tuvo la oportunidad de hacer un stand up profesionalmente. La oportunidad se dio en el bar Kitaro, en la Alborada, que actualmente ya no está en funcionamiento. En aquel entonces los dueños del establecimiento querían apostar por algo nuevo y consiguieron que Pedro Ortiz Jr. sea el anfitrión del show. En esta primera oportunidad sintió que su show fue bueno, pues hubo risas largas.

He nacido tres veces como comediante de stand up, tengo tres etapas que me llevaron hasta donde estoy ahora” – Kevin Fernández, comediante de stand up profesional.

Antes de su debut profesional, entre 1998 y el año 2000, Kevin fue animador del programa de humor Lapsus Brutus, estilo Tonight Show. Allí incursionó como presentador, con monólogos humorísticos, con chistes y videos.

En el 2007, Kevin retoma el oficio del humor y escribe su propio show de hora y media para presentarlo en un bar de la ciudad. Pero es desde el 2014 que él ha estado desarrollándose más como comediante profesional, con constantes presentaciones.

La motivación detrás de Kevin es hacer reír a la gente, pero además compartir una forma de ver la vida. Para todo comediante es alentador ver cómo la gente reacciona a sus chistes. Kevin recalcó que tiene influencia de comediantes estadounidenses, esto lo hizo darse cuenta de que en la ciudad y el país no había espacios para el stand up, a diferencia del país del norte. Con esta idea, el comediante descubrió que sí había un público interesado y eso lo ayudó a lanzarse.

El tercer momento importante para la vida de comediante de Kevin se dio en el 2014, cuando Francisco Pinoargoti lo invitó a ser parte del show ‘Monologueros’. A partir de ese momento tuvo más exposición mediática y con el público, ese contacto le dio la oportunidad que necesitaba para presentarse en otros lugares no solo por diversión, sino también como un trabajo remunerado.

Ecuador se ha abierto a nuevas formas de entretenimiento sin duda, para Kevin esto es evidente. Antes él debía explicar a los bares de qué se trataba su show, ahora en Guayaquil existen dos lugares dedicados al stand up. Para el comediante esto se evidenció cuando se presentó en tres lugares diferentes de la ciudad en la misma semana. En su trayectoria Kevin asegura que Quito y Guayaquil tienen la posta, pero Cuenca y Manta no se quedan atrás.

Creo que mi fuente de inspiración es analizar las cosas que me pasan y que nos pasan a todos; siempre le veo el lado gracioso. Pero en realidad es la vida la que me inspira, el comediante tiene que hacer de su desgracia algo chistoso y así el resto puede identificarse” – Kevin Fernández.

Para Kevin todos podemos ser graciosos, pero no cualquiera puede ser comediante. Ser comediante requiere preparación, es saber escribir relatos con humor y saber cómo contarlos; armar un show con un ritmo apropiado que la gente pueda seguir. No cualquiera puede hacerlo, pero con la práctica se puede mejorar.

Send this to a friend