Del cine al teatro Sebastián Cordero nos trae RABIA