Falla geológica en Guayaquil sería responsable de sismos

Post by Arturo Varas
hace 10 meses

El pasado lunes 27 de noviembre, alrededor de las 21:04 se produjo un sismo de 5,4 con epicentro en Guayaquil. La información fue verificada por medio de la cuenta de Twitter del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional.

Marcelo Moncayo
Marcelo Moncayo

Posterior a su reporte inicial, el instituto informó que la magnitud del evento fue de 5,0 y su epicentro se localizó entre el norte del puerto principal y el sur del cantón Nobol.

Este movimiento telúrico tiene a la ciudadanía preocupada ya que muchos corrieron de sus casas en busca de espacios abiertos. Sin embargo, durante la madrugada del miércoles 29 de noviembre.

Sandro Vaca, sismólogo del Instituto Geofísico, indicó que el temblor se produjo en el interior de la placa oceánica de Nazca. “La placa como tal acumula esfuerzos (energía elástica) en el interior… estos esfuerzos sobrepasan la resistencia de la roca y hay una ruptura, una falla de esta placa… eso es lo que produce un sismo como tal”, explicó.

Marcelo Moncayo, profesor de ingeniería sísmica de la Universidad de Guayaquil, mantiene que el sismo del lunes es en efecto una réplica del temblor que ocurrió el pasado 17 de noviembre. Moncayo tiene un masterado en Sismología en Japón y de acuerdo con sus conocimientos los recientes movimientos telúricos se producen por un sistema de fallas geológicas que persisten en el norte y sur de la ciudad.

Finalmente Moncayo recalcó que estas fallas se han activado y esto supone una posible amenaza sísmica. Recordó también que en 1982 las fallas del sur de la ciudad provocaron un sismo de 6,1 de magnitud, igual a lo que ocurrió en 1943 con las fallas del norte. Moncayo mantiene que la ciudadanía debe estar alerta.

Sobre los sismos, Alexandra Alvarado, Directora del Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional, indicó que los sismos se producen cuando las rocas del interior de la tierra se rompen. Explicó que para que esto suceda deben tener un comportamiento frágil y cada vez se puede ver con más profundidad el interior de la tierra. Análisis mantienen que la temperatura aumenta y en cierta profundidad las rocas ya no serán frágiles, sino más bien dúctiles.

Alvarado detalló que cuando se llegue a una cierta profundidad las piedras no se romperán y cesarán los sismos. “Se estima que esto ocurre hasta un máximo de 20 km en la zona denominada como sismogénica para las fallas tectónicas, pero más abajo no hay ruptura”, indicó.

Finalmente sobre los sismos en Guayaquil, estos se suscitaron a 70 km de profundidad y esto supondría que los temblores no se deben a una falla geológica.

Fuente: El Universo

Send this to a friend