Conoce las historias detrás de las estatuas en el centro de Guayaquil

Post by Arturo Varas
hace 9 meses

El programa de regeneración urbana, impulsado por el Municipio de Guayaquil y promovido fuertemente por el Alcalde Jaime Nebot Saadi, sin duda ha cambiado la cara del centro de la ciudad.

Con cambios de dirección de algunas calles, veredas adoquinadas y mejoradas son solo algunos de los aspectos del programa. Lo más llamativo de la regeneración es la presencia de estatuas de personajes icónicos e históricos de la ciudad. Sin embargo, consideramos prudente ahondar un poco en el trasfondo de esas estatuas que representan algo de la cultura guayaquileña.

Nuestras estatuas, nuestro pasado:

El Rey de la Galleta

Esta escultura, ubicada en la Plaza San Francisco, es la recreación de Jacinto León, un personaje de la ciudad que improvisaba graciosos versos ante el paso de personas conocidas o una mujer. La obra a escala humana es el trabajo de Alonso Funes.

El Vendedor de Lotería

La figura del vendedor de Lotería es otro de los atractivos de la Plaza San Francisco. Esta escultura es considerada como cábala de la buena suerte, pues los guayaquileños que compran sus boletos de lotería los frotan sobre el billete de fibra de vidrio del lotero de antaño. El trabajo es del escultor Hans San Andrés.

El Cangrejero

La figura ubicada en la calle Panamá es la obra del escultor Gastón Macías. El Cangrejero es una remembranza a la tradicional compra de planchas de cangrejos que se practica hasta la actualidad.

El Canillita

La escultura se encuentra en las calles Panamá y Tomás Martínez, la obra de Hans San Andrés resalta al niño vendedor de periódicos de épocas de antaño de la ciudad. Esta obra nos recuerda también al diario El Patriota, uno de los primeros diarios de la ciudad.

El Betunero

La figura ubicada en la calle Imbabura es la representación del niño betunero de la ciudad del pasado. El trabajo de Hans San Andrés ha causado polémica porque muchos piensan que es una oda a la explotación infantil, pero para otros es un símbolo de algo que se ha superado.

Guayaquil cacaotero

La figura de dos hombres secando cacao al sol está en la esquina de la calle Imbabura. La escultura es para honrar a la fruta cacao que tanto ha impulsado el comercio. A las espaldas de la obra se construirá el Museo del Cacao.

El Hombre de la Campana

Una figura que se construyó para honrar a Julio Espinoza, el popular Hombre de la Campana, autodenominado el hincha número uno de Barcelona S.C. La escultura de Diana Ponce se encuentra en la calle Boyacá, en el mismo lugar donde tenía un puesto de venta de revistas y diarios donde también hacía sonar su icónica campana.

 

Send this to a friend