Una carrera informativa por el Día del Chofer Profesional Ecuatoriano

Post by Arturo Varas
hace 1 año

Así es el día de hoy 24 de junio es el Día del Chofer Profesional Ecuatoriano, el decreto lo realizó el entonces presidente Dr. José María Velasco Ibarra un 19 de junio de 1937, donde declaró el 24 de junio como el Día del Chofer Ecuatoriano.

La carrera continúa entre los taxiapps y los tradicionales, ante los recientes sucesos ocurridos el pasado 6 de junio, cuando los taxistas amarillos de varias cooperativas se pusieron de acuerdo para realizar una marcha con sus vehículos que paralizó el centro de la ciudad, principalmente por la calle 10 de agosto y la avenida Malecón Simón Bolívar. Su propósito era hacer un llamado a la alcaldía y gobernación de la ciudad.

En los días posteriores a la manifestación terminaron en lo mismo, mucha bulla y poca acción, aunque la protesta si tuvo un grado de efecto dentro de las comunidades de las cooperativas de transporte.

Ante esta problemática es necesario ver los dos lados de la moneda.

Washington
Washington
Una mañana con Washington V., un taxista ambulante que ha trabajado más de 15 años detrás del volante, y que sobre su realidad actual frente a los servicios de taxistas informales solo pudo decir “han hecho la grande”. El ambulante explicó cómo los taxis de aplicaciones les hacen perder carreras y por ende ingresos, “ahora la gente quiere pagar lo que le da la gana”, haciendo alusión a que compañías como Cabify, cobran menos, además añadió que ahora hay más taxis particulares que amarillos.

Sobre la reciente protesta del 6 de junio, Washington mantuvo que las autoridades no hacen nada, pues ellos “tienen sus propias compañías, algunos hasta con 200 unidades, incluso hay dirigentes de cooperativas que también tienen sus unidades particulares”.

Al preguntarle si utilizaría el servicio de la competencia, me indicó que no tiene conocimiento del funcionamiento de empresas como Cabify, tras explicárselos me indicó que no usaría el servicio “no lo haría porque son la competencia”. Washington reveló que en ocasiones le han ofrecido ser parte de una empresa de transporte, pero la percepción de él ante estos servicios es que “ellos (los informales) siempre están de apuro”.

En el recorrido el conductor me pidió si quería ir con aire acondicionado, algo que no sucedía con frecuencia con los taxis tradicionales. No obstante al final de la carrera no tenía suelto para un billete de $20 y se tuvo que ir a dos lugares a cambiarlo, un inconveniente familiar que persiste con los amarillos.

Oscar
Oscar
En otra ocasión Café Viral viajaba con un conductor informal de Cabify, Oscar M. quien expresó libremente su opinión ante la creciente polémica suscitada por la reciente manifestación en contra del uso de aplicaciones para pedir taxis. Esta problemática no ha pasado desapercibida ni por los medios ni por las redes sociales, y sus involucrados están muy informados de lo que ha sucedido.

Si quieren exclusividad tienen que dar un buen servicio, eso es la competitividad”, dijo Oscar al refiriéndose a la postura de los taxistas amarillos. Mientras conducía por el centro de la ciudad también recalcó, que los amarillos “…se ponen sus propias reglas”. Esto picó el interés ya que como es que ellos ponen las reglas. Ahondando el tema con Oscar me indicó que él no se subiría a un taxi amarillo por una razón bien simple, “ellos a veces no quieren ir a donde uno tiene que ir”.

Oscar se tomó el tiempo para explicar la importancia de la competitividad y como se refleja en su vestimenta, “si quiero dar un buen servicio ejecutivo tengo que estar bien vestido”, también reveló que antes ellos usaban corbata, pero esto los identificaba y eran detenidos por miembros de la ATM. “A mí me gustaba usar corbata en el trabajo”, recalcó Oscar.

Sobre recoger pasajeros desconocidos Oscar indicó que no lo hace porque “es tedioso el tema del efectivo”. Finalmente el conductor bien vestido de Cabify indicó que la mayor diferencia recae en que ellos si los califican los clientes, mientras que los taxistas amarillos como no son calificados tratan al cliente “a su manera”.

Send this to a friend