Indignación en el pequeño Beirut

Post by Arturo Varas
hace 1 año

El pasado martes 20 de junio, alrededor de las 23h00 varios oficiales metropolitanos se acercaron a la intersección de la Av. Víctor Emilio y Guayacanes, también conocido como El Pequeño Beirut para algunos. Los municipales clausuraron los nueve locales de shawarmas por ordenanza municipal, obligando a los clientes a salir de los locales y posteriormente hacer que sus dueños los cierren.

Ante esta negativa y por el hambre, Café Viral se acercó el día de hoy, 22 de junio, al local de Malek al Shawarma para constatar el porqué de la clausura. Su dueño, Ali Malek, indicó que esa no es la forma de proceder, ya que ellos no tuvieron ningún tipo de aviso previo, “simplemente llegaron los oficiales con actitud ruda”. Los metropolitanos permanecieron en el sector hasta que los dueños de los locales cumplieron con el pedido de remover letreros y luces hasta entradas horas de la noche.

De acuerdo con el documento de la ordenanza municipal los locales no habían pagado ‘la tasa de habilitación y control, construcción de la vía pública con vehículos u otros obstáculos no especificados’. Malek indicó que él siempre ha trabajado de la mano con el Municipio de Guayaquil y le extraña que no les hayan avisado puesto que ellos son una comunidad muy colaboradora. Cabe recalcar que esos nueve locales de comida dan de comer a alrededor de 50 familias de migrantes que se han establecido en el Ecuador, principalmente en Guayaquil, algunos desde antes del siglo XXI.

La notoria fachada tipo castillo de Malek al Shawarma, que costó alrededor de $8,000, será removida en su totalidad por no tener los permisos adecuados. Como consumidor de shawarmas considero que este espacio es una parte de la ciudad y su turismo, remover su fachada solo la perjudica.

El miércoles 21 de junio, los dueños de los nueve locales se acercaron al Municipio de Guayaquil para dar solución al problema, el cual terminó con una multa de $100 dólares por afectar la vía pública, como indicó Ali, la otra opción era cerrarlos por una semana. Varios shawarmas abrieron el día de hoy, 22 de junio, para continuar ofreciendo sus servicios y recuperar lo perdido, aunque igual se vieron afectados porque la comida se desperdició por la inesperada visita.

Otros locales se vieron más perjudicados como Amir al Shawarma quien perdió su carpa, mesa exterior y letrero que lo identifique, lo mismo sucedió con La Turkita, quienes se vieron obligados a pintar hoy toda su fachada externa. Sin embargo, dos locales no abrieron por expresar su descontento.

La comunidad guayaquileña también mostró su sorpresa ante la noticia y expresaron su inconformidad en las redes sociales, ya que es sabido que al guayaquileño le gusta el shawarma y los nueve locales siempre han demostrado cordialidad ante sus clientes e incluso transeúntes no clientes que piden el baño.

Send this to a friend