Arnaldo Nardone y el poder de Guayaquil