10 situaciones que vives cuando usas el transporte público en Guayaquil.

Post by Evelyn Niebla
hace 3 años

1. EL CONDUCTOR TE HA IGNORADO.

En más de una ocasión te has quedado con la mano estirada porque el conductor no te vio, se hizo el loco o simplemente iba compitiendo con el otro conductor.

2. TIENES LA ESPERANZA QUE ALGUIEN TE CEDA SU PUESTO.

Nunca pierdes la esperanza de que alguien te ceda su puesto, especialmente cuando vas que te duermes por el cansancio extremo.

3. BUSETAS PEQUEÑAS

Si mides más de 1.75 estás fregado; cuando tienes que coger líneas como la 12 OPC, 62, 89, 88, 124, 42, 141, 131  has tenido que viajar incómodo.

4. TE GANASTE UNA RETADA DEL CHOFER

No te escapaste de la típica frase: “NO SE QUEDE EN EL SENSOR, PASE, PASE, PAAAAASE”, seguido de una mala cara del chofer.

5. NO PUEDE FALTAR “LA OTRA FM”

Al parecer es la emisora preferida de todos los choferes. Si vas en la buseta maso a las 6 de la tarde, lo más probable es que te hayas aprendido uno que otro éxito del segmento “Cuando los acordeones lloran”

6. APRENDISTE A SUBIRTE Y BAJARTE AL VUELO.

Tal cual lo haría spiderman, te toco aprender a subirte y bajarte al vuelo porque el chofer te dejaba.

7. FUISTE GOLPEADO POR UNA CARTERA

No falta nunca la señora que lleva una cartera súper pesada y va arrasando con todo a su paso, y eso implica un buen golpe en la cara.

8. TE TOCÓ IR COMO SARDINA ENLATADA.

Especialmente si coges la buseta en hora pico; con las justas logras subirte y empieza la travesía de pedir permiso y pasar por un montón de gente con el fin de estar lejos de la puerta.

9. EL DISCURSO DEL CARAMELERO

Te sabes de memoria el típico discurso del caramelero, y no te das ni cuenta y ya tienes un par de dulces en tus manos.

10. CÓMICO AMBULANTE

Suelen subirse en grupo o solos, como el payaso que pasa por la estatal. Lo cierto es que siempre se le cargan a todo el mundo y vas muerto de la risa, hasta que se te cargan a ti y terminas con la cara como un tomate.

Send this to a friend