El significado de la cruz que recibió Francisco en Bolivia

Post by Diana RosMor
hace 3 años

Quizás poco se sepa sobre Luis Espinal, sacerdote español jesuita, quien fue asesinado en Bolivia en 1980 y a quien el papa Francisco rindió homenaje hoy en su visita a este país.

Preparándose para esta visita, se distribuyó antes de su llegada una nueva versión ampliada del texto clásico de Luis Espinal: Oraciones a quemarropa, en donde se incluye su testimonio personal de la huelga de hambre que realizó, también se encuentra añadida la columna de prensa Hijo del Hombre con el texto: “No queremos mártires”.

En “No queremos mártires” la crítica va dirigida a aquellos políticos incapaces de manejar un país, que prefieren refugiarse en una muerte aparatosa como falsos héroes.

Algo que también llama la la atención, ahora a nivel latinoamericano, son los tallados en madera que realizó, después de nacionalizarse boliviano, su otra forma de expresión. Usando materiales viejos, de piezas inservibles, de muebles viejos y con herramientas rudimentarias. Con su arte expresó la alegría de los niños, del embarazo, dolor ante pérdidas, opresión militar, símbolos de la vida.

Uno de ellos es justamente el que el presidente boliviano Evo Morales le regaló al Pontífice: una reproducción de un crucifijo con la hoz y el martillo, aquel que el sacerdote acopló al Cristo de sus primeros votos, con un martillo vertical y una hoz horizontal para expresar el necesario pero huidizo diálogo cristiano marxista, con los obreros y campesinos. El que lo hiciera con el Cristo de sus votos muestra cuán adentro sentía la urgencia de tal diálogo. El asesinato de Luis Espinal fue cometido por paramilitares, debido a su compromiso con las luchas sociales en Bolivia.

gal-68936

 

Fuente: La Razón http://www.la-razon.com/opinion/columnistas/tallados-Lucho-Espinal_0_2292970790.html

Send this to a friend