Adiós Satoru Iwata

Post by Diana RosMor
hace 3 años

A través de los años, el ser humano se relaciona de varias maneras con las marcas: comidas, bebidas, ropa, calzado. Pero hay ciertas compañías que junto con sus productos lograr crear una historia, logrando incluso que sus directivos se transformen en más que meros hombres de negocios,  llegando al puesto que todo presidente de cualquier compañía quiere llegar: héroe.

Si alguien lo logró, fue Satoru Iwata, quien fue hasta su muerte, el presidente de la empresa creadora de sueños: Nintendo. La trágica noticia de su muerte dejó en shock a toda la familia nintendera, se llegó a pensar que no era sino otra de esas “bromas de muerte” que le ha ocurrido a todo famoso, pero el anuncio oficial de parte de Nintendo dejó claro que tristemente, no se trataba de una broma. Luego de 13 años de liderar el equipo de Nintendo, a sus jóvenes 55 años y debido a un problema con su conducto biliar, deja como legado la puesta en marcha de la DS, 3DS, Wii, y la Wii U.

Él fue el cuarto presidente de Nintendo en el siglo de existencia de la empresa, y fue el primero que no provino de la familia Yamauchi. Saliéndose de tono de su predecesorHiroshi Yamauchi quien era notoriamente imperioso, Iwata fue amable y acogedor. Yamauchi era un hombre de negocios tomó el control de la empresa a los 22 años pero Iwata era desarrollo de juegos, él comenzó su carrera en el estudio de juegos japonés HAL Laboratory, trabajando como programador y ayudando a crear el tan querido juego Kirby. 

En 2001, mientras ya estaba trabajando como gerente general de planificación empresarial, intervino para agilizar la versión de GameCube de Super Smash Bros, arreglando errores de programación durante tres semanas, para lograr que el juego pueda estar listo para su fecha de lanzamiento prevista. También destacó el hecho de que programó todo el sistema de batalla de los juegos de Game Boy: Pokémon Rojo y Azul para Pokémon Stadium en la N64, completamente por su cuenta, sin ninguna documentación de diseño, en una semana.

La programación era el fuerte de Iwata, pero él trajo la visión de un diseñador a un trabajo que a menudo se centra en mantener los inversores felices. Con la Wii ayudó a popularizar y estandarizar los controles de movimiento. Con la DS, Nintendo introdujo pantallas táctiles para hardware de juegos, dos años antes que el iPhone haya salido al mercado. La última consola, Wii U, no ha traído buenos números pero Iwata ya dejó listo el próximo proyecto de hardware de la compañía nombre código NX a principios de este año.

Iwata trabajó la imagen de la compañía de manera suave, haciendo su marketing con eventos en línea habituales, y a menudo uniéndose con el jefe de Nintendo of America: Reggie Fils-Aime para hacer un doble acto sorprendentemente entrañable. El año pasado, los dos participaron en una falsa pelea para promover Smash Bros de Nintendo, un sketch que se convirtió rápidamente en viral. Su más reciente aparición fue en forma de títere como parte de la presentación del E3 de Nintendo, la triada perfecta: Iwata, Fils-Aime y Miyamoto.

 

Y es justamente Miyamoto, junto con Genyo Takeda quienes están en la mira de seguir el camino de Iwata, quienes junto al resto del personal de Nintendo están sin duda enfrentando un momento muy emotivo, pero siguen comprometidos con la visión que Satoru Iwata tenía para la empresa. Su legado vivirá a través de los que compartían su visión, ya través de los millones de fans cuyas vidas tocó.

Programar un videojuego es difícil. Dirigir una empresa con éxito durante 13 años es más difícil. Aparecer como la carismática cara pública de esa empresa es casi imposible. Con él, Nintendo pierde un talento poco común que mezcla las tres cosas y el mundo de los gamers pierde un hombre que llegó a ser como los juegos que desarrolló: brillante, optimista, y siempre lleno de alegría.

Send this to a friend