Cinco indicios para reconocer a una persona “lámpara”