En pleno apogeo de su carrera… ¡Muere!

Post by Jimmy Pineda
hace 3 años

En una época crítica, en la cual, comenzaba el apogeo de las ciudades luego de la devastación ocurrida por guerras y otras aberraciones. Muchas personas estaban destinadas a crecer a ser grandes, pero la locura, la crítica y la auto-crítica pudo más que su satisfacción por lo conseguido.

 

Kurt Cobain nunca esperó ser grande, nunca quiso destacar, solo quería hacer lo que le gustaba y como le gustaba, era perfeccionista, detallista y controlador en todo aspecto de su música.

 

Algunos creerán que su música era ruido, que no tenía el más mínimo sentido musical artísticamente hablando, pero muchos reconocen la sencillez de los acordes y la utilización de diversos aspectos etéreos en lo que este prodigio musical presentó al público.

En su historia de vida el siempre quiso formar parte de una familia ya que nunca fue aceptado por la propia y como no consiguió esto, decidió formar su propia familia. En el documental que presentó este año su hija, Frances Bean Cobain, se puede observar características de su personalidad que te llevarán a ser invadido por sentimientos confundidos, por la perfección y autodestrucción, la crítica, la autoconsciencia.

 

Todos aquellos que se encontraban a su alrededor no supieron comprenderlo, pero si conocieron al verdadero ser. Era una persona amable, risueña, generosa y querida, aunque un poco irreverente, a pesar de que su adolescencia fue algo problemática, en su familia nadie lo soportaba, nadie quería estar cerca de él. Fue enviado a vivir con varios parientes, pero nadie quería hacerse cargo.

Por lo tanto, decidió irse de casa, vivir su vida. Este documental narra esto y mucho más de su historia. De cómo surgió Nirvana, de cómo llegaron a ese nombre para la banda, y de su ascenso meteórico a la fama internacional, todo eso y más en dos horas de duración del documental: KURT COBAIN: Montage of Heck.

 

 

Send this to a friend