El desafío de la cubeta… ¿de balas?