Ocho años de Twitter. Los primeros 140 caracteres