¿Candy Crush adictivo?

Post by cafe-admin
hace 5 años

El juego Candy Crush Saga tiene más de 50 millones de usuarios y se ha convertido en el juego más popular en la historia de Facebook. Fue lanzado en noviembre de 2012 por la compañía King y está disponible en móviles, tabletas y a través de Facebook.

En el tablero se ven decenas de diferentes dulces. La tarea es juntar aquellos del mismo color. Hay obstáculos y trucos para superarlos. Son 400 niveles. Muchas personas pasan incontables horas del día jugando. Algunas se gastan cientos de dólares en él.

Lo juegan más de 600 millones de veces al día. Funciona a través de vidas, que se reciben automáticamente cada 30 minutos, también las puedes conseguir comprándolas o pidiéndolas a amigos por Facebook, además de las “ayudas” para pasar niveles.

Sale en el nuevo video del famoso cantante surcoreano Psy, fue el juego más descargado en dispositivos Apple y Android en los últimos meses y, para muchos que lo manifiestan en blogs y redes sociales, es una adicción irresistible.

Dicen que sus antecedentes son Tetris y la víbora de los Nokia, pero su pariente más cercano es Bejeweled, el juego de principios de este siglo que consiste en ordenar diamantes del mismo color.

El juego parece simple: hay que ordenar y pasar niveles. Pero lo cierto es que tiene diferentes características diseñadas para generar adicción.

Según el profesor de psicología y ciencias cognitivas de la Universidad de Sheffield Tom Stafford la adicción a Candy Crush tiene que ver con un fenómeno psicológico llamado el efecto Zeigarnik.

Es decir que genera la sensación de “tareas incompletas que se quedan fijadas en la memoria”, con la urgencia de resolver cada nivel, además emerge en conversaciones y búsquedas en internet.

“La lógica de los 30 minutos refuerza la psicología de que tienes que jugar todos los días”, asegura Jude Gomila, de la consultora en videojuegos Heyzap.

Actualmente abundan en Google diferentes chistes sobre la adicción a Candy Crush y circulan en las redes sociales fotos de un centro de rehabilitación para adictos a Candy Crush. Son una parodia. Pero dicen mucho del fenómeno.

Fuente: BBC Mundo

Send this to a friend