Stephen Hawking no murió en 1985, su esposa lo evitó.