La “hormona del amor” podría llevar al sufrimiento y la infelicidad.