Hablaba por teléfono cuando el tren de Galicia descarriló